Las palabras deportista y vegano seguidas una detrás de la otra sigue sorprendiendo a día de hoy. Muchos aún creen que el deporte y la alimentación vegana o vegetariana son excluyentes, incompatibles… 

“¿De dónde sacas la proteína?, ¿Tienes fuerzas para hacer deporte? … La respuesta a estas preguntas aún sigue siendo un auténtico misterio para muchos. Aunque esta idea escéptica haya comenzado a alejarse de la mente del público, lo cierto es que aún queda un camino muy largo por recorrer. 

Nombres como Lewis Hamilton, Novak Djokovic o Venus Williams representan la antítesis más clara de este pensamiento.  A estos deportistas y atletas veganos no les fallan las fuerzas. Sus motivaciones para haber adoptado una alimentación completamente vegetal son diversas, pero todos rinden al más alto nivel. 

Estos son los cinco mitos más comunes sobre el ejercicio físico siendo vegano:

1. Es muy fácil entrar en déficit de proteínas.

Cuando pensamos en proteína, lo primero que nos viene a la cabeza es un filete de carne. Pero en realidad, las proteínas se pueden encontrar en otros muchos alimentos, tales como legumbres, frutos secos o arroz. Si hablamos de números, una persona inactiva necesita 0,8 gramos de proteína por kilogramo de peso corporal al día. Más fácil, pongamos un supuesto: una persona con 68 kilos tendría que consumir 54 gramos de proteína por día. Para eso, bastaría con un poco de tofu en el desayuno, un burrito de frijoles negros a media mañana y edamame tostado para picar. ¡Ya está, has alcanzado tu objetivo de proteínas incluso antes de cenar! Si entrenas con fuerza regularmente, necesitarás más proteínas. Alcanzar tu objetivo diario de proteínas es, definitivamente, posible, solo se necesita un poco más de reflexión a la hora de comer. 

 

2. La alimentación vegana o vegetariana no cumple con los requerimientos calóricos.

Claro que sí, solamente tendrás que llevar más control si haces mucho deporte. A veces, los atletas que se vuelven veganos pierden peso involuntariamente. Los alimentos integrales a base de plantas son muy ricos en nutrientes, pero generalmente no son tan densos en calorías como la mayoría de los productos animales (¡lo cual es una buena noticia si tu objetivo es perder peso!). Así que, si eres muy activo, ten en cuenta que es probable que necesites comer un mayor volumen de comida como vegano para obtener la misma cantidad de calorías. También es útil realizar un seguimiento de tus calorías durante la primera semana o dos de transición. De esta manera, puedes saber con certeza si estás alcanzando tu nivel mínimo calórico o si tienes un déficit.

3. Los batidos de proteínas son indispensables.

Ciertamente, la proteína en polvo a base de plantas puede proporcionar un impulso conveniente para el desarrollo muscular, pero no es una buena idea confiar en él como principal fuente de proteínas. La clave para una dieta saludable es una dieta variada, en la que obtendrás los aminoácidos necesarios, los componentes básicos de las proteínas, para prosperar y hacer deporte con toda la energía necesaria. Todos los alimentos vegetales contienen aminoácidos. Por ejemplo, las semillas de calabaza y las algas marinas son ricas en leucina (necesarias para el crecimiento muscular), la avena es alta en triptófano (vital para un sistema nervioso saludable) y las semillas de girasol son ricas en metionina (necesarias para construir el cartílago). Una dieta de batido de proteínas y verduras no te proporcionará suficiente variedad de aminoácidos, así que asegúrate de comer una variedad de fuentes de proteínas diferentes.

vegan

4. Hay mayor probabilidad de sufrir anemia.

Es una afirmación que seguramente habrás escuchado en más de una ocasión. En realidad, la anemia y la alimentación vegana o vegetariana no tienen por qué estar relacionadas. De hecho, la mayoría de los alimentos que contienen hierro son de origen vegetalAlgunos de ellos son las legumbres, las verduras de hoja o los frutos secos. 

5. Las dietas veganas perjudican el sistema óseo.

La ausencia de lácteos es evidente, pero eso no deriva automáticamente en un déficit de calcio. La leche y sus derivados no son los únicos alimentos que proporcionan el calcio: el brócoli, el tofu o los garbanzos son ejemplos de que tomar calcio y ser vegano es totalmente compatible. Por tanto, la idea de que el sistema óseo se irá debilitando con el paso del tiempo y habrá mayor probabilidad de sufrir roturas o enfermedades como la osteoporosis es errónea siempre y cuando se mantenga una dieta variada.

Como comentábamos al principio, muchos de los grandes del deporte de alto nivel son veganos. Sin ir más lejos el español y diez veces medallista Miguel Camarena se regodea en sus redes sociales de su éxito como coach de salud. Un método que une la alimentación, el entrenamiento y la motivación teniendo como base el veganismo.

Llevar una dieta vegana no está reñido con los buenos resultados en el ámbito deportivo. ´´Se puede ser fuerte y sano siendo vegano’’, dice Miguel Camarena. ¿Y tú? ¿Eres deportista vegano?

We love animals. We love nature.

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on linkedin
Share on pinterest

ÚLTIMAS ENTRADAS

Conoce toda la actualidad.