El mar esconde tesoros que aún desconocemos. Las algas marinas tienen una gran cantidad de aplicaciones en distintos sectores. Se pueden usar tanto para uso alimentario, uso medicinal, uso cosmético… Este último es el nuestro y es en el que nos vamos a centrar. ¿Qué propiedades cosméticas poseen las algas? ¿Qué utilidad tienen?

Estos organismos aportan una gran cantidad de beneficios gracias, en gran parte, a su contenido en aminoácidos, azúcares y sales minerales. Estas últimas, en especial el yodo, provocan una estimulación del metabolismo ocasionando una eliminación de los líquidos sobrantes. Este fenómeno es aprovechado para diversas funciones, como pueden ser:

 

-Tratamientos de obesidad y celulitis.

-Tonificar, debido a que también aportan energía a las células de la piel.

La combinación de estas tres sustancias también ayudan a mantener los niveles hídricos de la piel. Las algas marinas presentan un potencial de nutrientes en equilibrio natural, permitiendo su absorción en diversos órganos y tejidos. Por eso, recuperar y mejorar la vitalidad de la piel es posible gracias a ellas… En Innü trabajamos con muchos tipos de algas marinas, cada una con unas propiedades únicas diferentes. Veamos algunas:

Está expuesta a niveles elevados de radiación solar por lo que acumula una elevada concentración de aminoácidos del tipo micosporina. Estos aminoácidos poseen capacidad antioxidante y fotoprotectora. Es por esto que Nori ha sido utilizado como activo en productos cosméticos faciales antienvejecimiento. Podemos encontrar polisacáridos sulfatados que ayudan a proteger la fibra del cabello de la deshidratación y de las agresiones externas.

 

Gracias a los polisacáridos (en concreto, los complejos aminoácidos) contenidos en estas algas marinas, son capaces de humidificar. Son revitalizantes, debido a los minerales y vitaminas que contienen. Además, ayudan a prevenir el envejecimiento de la piel y retrasan la degeneración de las células.

 

Son una fuente importante de compuestos antioxidantes y enzimas protectoras, por lo que es recomendable para productos cosméticos que queremos que presenten una actividad protectora de la piel y el cabello frente a los procesos oxidativos. Además, otro de sus muchos beneficios es que se caracteriza por su acción humectante, filmógena, suavizante y antiirritante.

 

Como vemos la incorporación de las algas marinas en la cosmética tiene diversas funciones: tonificar, revitalizar y estimular la piel. Ahora entenderéis por qué son la clave de nuestros productos corporales.

¿Quién quiere probarlas?

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on linkedin
Share on pinterest

ÚLTIMAS ENTRADAS

Conoce toda la actualidad.