Todos y cada uno de nosotros dejamos nuestra huella de carbono en el planeta. Esa huella es el impacto ambiental generado en el desarrollo de una actividad.

¿Cuánto daño crees que haces en tu día a día?

Una huella es la señal que deja en su paso el pie del hombre o del animal en la tierra. ¿Y una huella de carbono? Si tomamos prestada la definición anterior sería: la señal que dejan nuestras emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en el planeta.

¿Qué tienen en común un correo electrónico, una bolsa de patatas fritas y una persona? Que todos ellos generan un impacto ambiental conocido como huella de carbono.

No hace falta decir lo importante que es para una empresa conocer el daño que hace al planeta y que es el primer paso ineludible para poder trazar un plan de reducción medible cuantitativamente.

La huella de carbono se calcula a partir de la totalidad de emisiones de gases efecto invernadero (GEI) emitidos por un individuo, organización, evento o producto de forma directa o indirecta. Con este cálculo se puede cuantificar el impacto sobre el cambio climático e identificar las posibilidades de reducción tanto en emisiones como en costes.

La huella de carbono se expresa en unidades de carbono equivalente (CO2eq), es decir, que va más allá de la medición única del CO2 emitido, teniendo en cuenta todos los GEI que contribuyen en el calentamiento global. Después se convierten los resultados individuales de cada gas a equivalentes de CO2.

huella-de-carbono
CO2

En el caso de productos o servicios, la medición se realiza teniendo en cuenta todo el ciclo de vida de dicho producto o servicio.

Por tanto, la huella de carbono nos permite identificar tanto la cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero que son liberadas a la atmósfera como consecuencia del desarrollo de cualquier actividad. Las compañías tendrán que tomar decisiones eco-eficientes acerca de dónde y cómo van a reducir sus emisiones de carbono. Es aquí donde radica la importancia que tiene este cálculo para una empresa u organización. No solo para aquella que esté dispuesta a establecer medidas de reducción, sino que todas deben cumplir unos mínimos por ley

¿Qué daño ambiental haces en tu día a día? 

Cada uno de nosotros puede verificar su huella personal y ver qué puede hacer para reducirla, aunque es un proceso difícil y no existe una receta en este sentido. ¡Hagamos un experimento! Usa una calculadora personal de dióxido de carbono, haz un inventario de tus emisiones y piensa qué aspectos de tu vida cotidiana debes cambiar para reducirlas. Céntrate en los errores más importantes y redúcelos.

Sé coherente con tus actos

Usa el transporte público y camina más a menudo

reducir-CO2

 

Los gases de escape afectan en gran medida el aire que respiramos, por lo que, incluso si tienes un automóvil, intenta viajar más a menudo en transporte público, ir en bicicleta o caminar. Evita los vuelos frecuentes o reemplaza el avión por un tren si es posible. Esto ayudará a reducir ligeramente la huella de carbono que deja el transporte aéreo.

 

Compra productos locales

El transporte de todas las mercancías extranjeras deja tal huella que vale la pena hacer una elección a favor de la cosecha local. Por eso mismo, Innü opta por ingredientes locales en la medida de lo posible, como el aceite de almendras de Caravaca de la Cruz.

Ahorra electricidad 

Trata de usar los electrodomésticos de manera eficiente, reemplaza las bombillas convencionales por las de bajo consumo, no dejes los electrodomésticos encendidos por la noche, ni tu ordenador en modo suspensión. Apaga las luces cuando salgas de la habitación. Ahorra agua, porque su calentamiento y bombeo requieren una gran cantidad de energía.

Consume razonablemente

Excluye las compras espontáneas e innecesarias. ¡Truco! Siempre ve a la tienda con lista en mano. No deseches todo: dona, intercambia o vende, esa es la regla. Y aquello que ha caído en mal estado, recuerda que existen puntos especiales de recepción para su posterior procesamiento.

plastico

Menos plástico

No es un material para todo y no siempre vale. El plástico en su mal uso provoca daños irreparables en nuestro planeta. Siempre que sea posible, utiliza en su lugar vidrio, madera o metal. Y, por supuesto, para aquellos productos en los que es imposible reemplazarlo, ¡RECICLA! Es muy importante el uso que hacemos de él y la forma en la que lo consumimos y tratamos.

Opta por un consumo razonable y elige lo que realmente es necesario.

 

Por nuestra parte, tratamos constantemente de reducir el consumo de energía (que es una buena aproximación del consumo de recursos y el impacto ambiental). Cada día seguimos mejorando en este aspecto pensando en alternativas más responsables con el medioambiente. Pensar en el consumo de hoy a costa de la extinción de innumerables especies y desastres que traeremos a nuestros hijos es un enfoque basado en un sistema ético.

We love animals. We love nature.

Un comentario de “¿Qué es la huella de carbono?

  1. Pingback: ¿Qué es la huella hídrica? - Innu · Vegan Cosmetics

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *