El concepto fue acuñado en 2002 por los investigadores de la Universidad de Twente (Países Bajos) Arjen Hoekstra y Mesfin Mekonnen. Establecieron esta variable para obtener información valiosa sobre el consumo real de agua y los usos que hacemos de ésta.

Así, se puede calcular el impacto que generamos al usar una hoja de papel (10 litros), comer una naranja (50 litros), preparar una taza de café (140 litros) o llevar un pantalón vaquero (10.000 litros).

huella-hídrica

En un planeta en el que la escasez de agua dulce se incrementará, debido al cambio climático, el aumento de población y la mayor presión sobre los recursos hídricos. Por eso, es necesario tomar medidas para optimizar y gestionar mejor el uso de este recurso vital.

La huella hídrica es un indicador medioambiental que define el volumen total de agua dulce utilizado para producir los bienes y servicios que habitualmente consumimos.

Tradicionalmente, las evaluaciones de los usos del agua se realizaban midiendo o estimando las captaciones de las fuentes superficiales o subterráneas, ignorando la producción de bienes y servicios finales. No tenían en cuenta que estos productos se realizan en largas cadenas de producción con consumos específicos dentro de cada una de las etapas y con impactos específicos según cada zona.

El indicador denominado ‘huella hídrica’ (HH) trata de suplir esta deficiencia. Busca evaluar el nivel de apropiación e impacto sobre los recursos hídricos que requiere la producción de un bien o la prestación de un servicio a lo largo de toda su cadena de producción, incluyendo, en el cálculo, las materias primas. Su cálculo se establece de forma modular, es decir, sumando las necesidades de uso y consumo de agua de cada etapa de producción desde el origen hasta el consumidor final.

Cómo se mide la huella hídrica

como-se-mide

Para calcular su valor hay que medir el volumen (litros o metros cúbicos) de agua consumida, la que ha sido contaminada y la que se ha evaporado en el proceso de producción. La huella hídrica es el resultado de tres indicadores: huella hídrica verde, huella hídrica azul y huella hídrica gris.

 

  • Huella hídrica verde (precipitaciones retenidas en el suelo): Es aquella que procede del agua de lluvia o de nieve incorporada en el producto y que queda almacenada en el suelo de manera superficial al alcance de las plantas, que la devuelven a la atmósfera mediante evapotranspiración, que la devuelven a la atmósfera mediante evapotranspiración.
  • Huella hídrica azul (ríos, lagos y acuíferos): Es el agua que procede o se capta de fuentes naturales o artificiales (superficiales o subterráneas) mediante infraestructuras o instalaciones. Equivale al consumo directo de agua dulce en los procesos de fabricación de bienes e incluye el agua de riego.
  • Huella hídrica gris (necesaria para que el medio receptor asimile los contaminantes vertidos): Hace referencia a la calidad y se trata de la cantidad de agua contaminada en los procesos y que posteriormente requiere un tratamiento para cumplir con la normativa sectorial del cauce u organismo receptor de los vertidos finales del proceso.

Importancia de la Huella Hídrica

Tu huella en el planeta es un concepto que escuchamos cada vez más a menudo, generalmente en el contexto de la Huella de Carbono, que es la suma de las emisiones de gases de efecto invernadero por las cuales las personas son directa o indirectamente responsables debido a su estilo de vida y las elecciones de los consumidores.  Se debe prestar atención igualmente importante a lo qué es la huella hídrica. Su significado es semejante a la huella de carbono. Sin embargo, no siempre nos damos cuenta de que, en el caso del agua, lo más importante no es la duración del baño o la frecuencia de lavado, sino las elecciones que hacemos al comprar productos.

¿La huella hídrica es un problema global?

Actualmente, la huella hídrica es solo un complemento del índice de desarrollo social, pero probablemente pronto se convertirá en un índice equivalente. Esto se debe al hecho de que en el siglo XXI el nivel de desarrollo de un país determinado no solo se confirma con el éxito macroeconómico, sino con el desarrollo sostenible.

importancia-huella

El sendero o ruta del agua nos permite calcular qué parte de la participación nos pertenece a cada uno de nosotros y qué usamos realmente. Gracias a esto, es posible controlar si la distribución de bienes ambientales es justa en el mundo. A nivel mundial, el 70 % del agua consumida se encuentra en el sector agrícola. En el sector agrícola, la mayor parte del agua se destina a la ganadería. Los estudios han demostrado que la mayor parte del agua es absorbida por la producción de carne. La huella hídrica más grande, por lo tanto, tiene productos cárnicos y animales.

El cultivo de productos vegetales cuesta mucho menos agua. En segundo lugar está la industria con el 20 %, y finalmente las familias con el 10 % restante. Los investigadores están alertando sobre un aumento constante en el consumo de agua. La población mundial está en constante crecimiento. Los científicos advierten que ya estamos usando más agua de la que deberíamos. En algún momento el agua dulce simplemente puede faltar. En muchos lugares del mundo hay escasez de agua dulce, esta ha dejado de ser un recurso renovable, lo usamos más y más rápido de lo que se puede reproducir. No solo crece la población humana, sino también su apetito por productos, cuya producción consume mucha más agua que la agricultura.

¿Qué podemos hacer para reducirla como productores y consumidores?

Productores:

-Aplicar medidas eficientes de aprovechamiento de aguas, empleando la tecnología a nuestro alcance. “Consiste en producir la máxima cantidad de alimentos con la mínima cantidad de agua gracias a sistemas de riego localizado, teledetección, sensores, etc.”, señala Ignasi Servià.

-Adaptar las cadenas de productos manufacturados, escogiendo materias primas locales para reducir la huella hídrica y la virtual, la derivada de los desplazamientos: importaciones y exportaciones.

-Impulsar una verdadera economía circular en las empresas e industrias devolviendo un alto porcentaje del agua empleada en la fabricación en perfectas condiciones al medio ambiente. Esto implica utilizar las cantidades imprescindibles de agua y reducir la contaminación en el proceso para evitar la llamada huella gris.

Consumidores:

-Consumir productos de proximidad con el fin de evitar la huella hídrica virtual. Basta con fijarse en el etiquetado para saber la procedencia de estos productos o prendas, como en el caso de la ropa.

-Reducir el consumo de determinados alimentos más demandantes de agua, como son la carne o los procesados y potenciar el consumo de frutas y verduras. Asimismo, realizar una compra responsable para evitar el desperdicio alimentario, pues contribuirá a reducir la huella hídrica.

-Asumir la economía circular para reducir el consumo (alargando la vida útil de los productos que utilizamos), reusar y reciclar.

-Concienciar sobre un uso responsable del agua en nuestro día a día, como pueden ser utilizar lavavajillas, en lugar de fregar a mano, reutilizar el agua de hervir alimentos para regar plantas, usar la lavadora completamente llena, dosificar el agua de la cisterna o emplear la ducha en lugar de la bañera para lavarnos.

Observaciones

El agua dulce es un recurso escaso, sus volúmenes anuales son limitados y su demanda crece constantemente. La información actualizada sobre lo qué es la huella hídrica en la sociedad y las empresas nos ayuda a comprender mejor cómo lograr un consumo sostenible y equitativo de agua dulce.  La pregunta clave que este indicador ayuda a responder es: ¿con qué cuidado tratamos los recursos hídricos? La huella hídrica ayuda a mostrar la conexión existente entre nuestro consumo diario de bienes y servicios y los problemas de agotamiento y contaminación de los recursos hídricos.

beneficios

Prácticamente todos los productos tienen más o menos una huella hídrica, y esta información es de interés tanto para los consumidores como para las empresas que los producen y venden. El indicador de la huella hídrica es un indicador de consumo de agua que tiene en cuenta el uso directo e indirecto del agua por parte del consumidor o fabricante.

Empresas

Para la mayoría de las empresas, la huella hídrica de la cadena logística es mucho mayor que la huella hídrica de producción. Lograr mejoras en la cadena de suministro puede ser mucho más difícil debido a la falta de control directo, pero también más efectivo. La reducción de la huella hídrica (así como la huella de carbono) puede ser parte de una estrategia empresarial medioambiental.

Además, muchas empresas enfrentan graves riesgos asociados con una reducción en los volúmenes de agua dulce necesarios para la producción y la logística. La razón para tener en cuenta lo qué es la huella hídrica y las medidas de planificación para reducirla es el control esperado por parte del estado. Considera la estrategia corporativa de la huella hídrica como una herramienta para mejorar la imagen de la empresa o la mejora de la marca. Por todas estas razones Innu Vegan va a llevar un control sobre su huella hídrica, y sobre todo intentará reducirla al mínimo. Si quieres formar parte del proyecto ponte en contacto con nosotros.   

FUENTES

http://www.planetainteligente.elmundo.es/recursos-hidricos/que-es-la-huella-hidrica-y-por-que-es-importante

https://www.iagua.es/noticias/espana/aquafides/16/04/28/que-es-huella-hidricapara-que-sirve

https://www.ambientum.com/ambientum/agua/huella-hidrica-es-importante.asp

https://www.ecointeligencia.com/2016/03/huella-hidrica/

https://waterfootprint.org/en/

http://www.esagua.es/la-huella-hidrica-de-una-empresa/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *