Entre tanta rutina se nos ha olvidado lo más importante: el lugar dónde vivimos. Un planeta con paisajes paradisíacos y lugares de ensueño que hemos dejado de contemplar. Conectarse con la naturaleza nunca había sido tan necesario y, a la vez, tan (aparentemente) difícil.

Lo decía Nil Moliner en su canción Hijos de la Tierra, lo decía Pocahontas e incluso Macaco basa en ello una de sus mejores canciones, Madre Tierra. Formamos parte de la naturaleza e inevitablemente estamos conectados a ella. O, al menos, lo estábamos.

La rutina, la ciudad, el tráfico, la necesidad imperante de estar siempre conectados a la red… Síntomas del actual siglo que, paradójicamente, nos han hecho estar más aislados que nunca. Aislados entre nosotros y con la naturaleza. Quizá, es un asunto sin aparente relación con nuestros productos, pero sí con nuestra filosofía. Innü ama la naturaleza y, por tanto, es nuestro deber llevaros hacia ella.



En el bosque no hay wifi, pero encontrarás mejor conexión.

La rutina, la ciudad, el tráfico, la necesidad imperante de estar siempre conectados a la red… Síntomas del actual siglo que, paradójicamente, nos han hecho estar más aislados que nunca. Aislados entre nosotros y con la naturaleza. Quizá, es un asunto sin aparente relación con nuestros productos, pero sí con nuestra filosofía. Innü ama la naturaleza y, por tanto, es nuestro deber llevaros hacia ella.

‘’Si realmente amas la naturaleza, encontrarás la belleza en todas partes.’’ (Vincent Van Gogh)

En esencia, estar conectado a la tierra significa ser consciente de lo que te rodea y saber apreciarlo. Tomarte tu tiempo para disfrutar de la naturaleza y simplemente, no pensar en nada más. Procurar no tener distracciones y encontrar tu equilibrio en cuerpo y mente. Eso es lo que aporta la naturaleza: equilibrio y paz.

Get the balance

Vitamina N

La naturaleza nos beneficia de muchas maneras. Ganamos salud al estar en contacto con ella y hay estudios que lo demuestran. Según el programa japonés Shinrin-yoku o ‘Baño de bosque’, caminar cuarenta minutos por el bosque produce una mayor reducción de los niveles de estrés y activación de ondas alfa que la misma caminata en la ciudad. La naturaleza magnifica los efectos beneficiosos de la actividad física y, por tanto, la Vitamina N es real y se debe tener más en cuenta.

Earthing: conectar con la tierra

 

Nuestros cuerpos han sido diseñados para estar conectados a la tierra y necesitamos ese contacto. El earthing es solo eso: volver a conectarnos con la tierra física y eléctricamente a través de nuestros pies

naturaleza

La superficie de la tierra, y en general la naturaleza, es una gran red eléctrica, con una ligera carga negativa. Cuando nuestra piel entra en contacto con la superficie terrestre absorbemos electrones, que nos ayudan, por ejemplo, a neutralizar las moléculas radicales libres, unas de los responsables del envejecimiento prematuro de nuestra piel.

Aunque todavía hay pocos estudios relacionados con el earthing o grounding, los beneficios son prometedores:

  • Reduce la viscosidad de la sangre, un factor de riesgo en el desarrollo de aterosclerosis.
  • Reduce la inflamación y mejora la respuesta inmune, además de mitigar el dolor.
  • En deportistas, reduce el daño muscular y acelera la recuperación.
  • Mejora el estado de ánimo.
  • Mejora el sueño y reduce los niveles de cortisol nocturno.

Otras formas de conectar con la tierra

  • Medita
  • Observa la naturaleza. Sea en plena montaña o contemplando un árbol en la ciudad.  
  • Imagina. Párate un momento e imagina la grandiosidad y perfecta sincronía del planeta que habitas. No pienses nada más, solo relájate.
  • Respira. Intenta encontrar un espacio al aire libre, playa, montaña, parque… algo apartado del alcance de la contaminación acústica, lumínica y atmosférica. Mientras estés allí, respira de forma consciente.
  • Usa todos tus sentidos. La vista para enfocar tu mirada. El tacto para conectar directamente con la tierra. El oído para disfrutar de los sonidos de la naturaleza. El gusto para degustar los frutos que ofrece la tierra. Y el olfato para sentir el olor a tierra mojada, de las flores o la lluvia.

¿Dónde conectar con la naturaleza? Lugares de ensueño

Wakana, el área recreativa situada en el Parque Natural de los Alcornocales de Cádiz, ofrece 180.000 hectáreas de naturaleza y paz. Una auténtica escapada experiencial que activará todos tus sentidos.

Santiago-Pontones, en plena Sierra de Segura, es uno de esos lugares bien escondidos donde la paz y la desconexión están aseguradas. Los paisajes que ofrece esta sierra podrían equipararse al mismísimo paraíso terrenal. De hecho, una de sus aldeas con encanto, Don Domingo, ha sido reconocida por la Unesco como el primer Paraje Star-light del país gracias a “la calidad y limpieza de su cielo nocturno” (imagen 2 de la galería). 

Un fin de semana, dos días o media hora, por poco tiempo que le podamos dedicar a la naturaleza, siempre merecerá la pena. Las maravillas que nos brinda son dignas de admiración. Así que, nuestro consejo es: para, respira y observa lo que te rodea. ¡Conéctate con la naturaleza y disfrútala!

WE LOVE ANIMALS. WE LOVE NATURE.

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on linkedin
Share on pinterest

ÚLTIMAS ENTRADAS

Conoce toda la actualidad.