La lucha contra el plástico es más que evidente y adecuada. El uso que hacemos hoy en día de este material es exagerado e innecesario y, ante esta situación, debemos tomar todos y cada uno de nosotros cartas en el asunto. La premisa es clara: debemos cuidar el planeta con respeto y conciencia. Pero, ¿es el plástico el enemigo o  lo somos nosotros mismos?

La realidad es que nos ha cambiado la vida. Cuando se usa para material médico o incubadoras está bien, el problema surge cuando se emplea en una pajita para usar solo durante el tiempo que tardamos en tomar un refresco. Toneladas de este plástico sin reciclar termina en el mar, como si de una especie de basurero se tratase. Y, por desgracia, así lo reflejan los datos. En los últimos 15 años hemos producido la mitad de todo el plástico fabricado por la humanidad. 

¡Basta, el planeta necesita respirar!

En Innü estamos eligiendo los materiales para nuestro packaging con mucha cautela, siempre acorde con la sostenibilidad del planeta. Hemos estudiado y calibrado todas las opciones. De hecho, es probablemente el asunto que más esfuerzos requiere. Buscamos la mejor opción para los envases de nuestra primera línea corporal: un material seguro y reciclable. Lo cierto es que en Innü preferimos invertir en los ingredientes, para que los clientes puedan pagar un precio justo por el producto en sí y no por el envoltorio. La estética y un packaging impresionante no son nuestros objetivos.

 

Polietileno de alta densidad

Los cosméticos corporales líquidos de Innü se envasan en estas botellas muy básicas para garantizar una aplicación óptima. Estos recipientes están hechos de un tipo de plástico llamado HDPE. Os explicamos este material.

 

El HDPE, polietileno de alta densidad en español, es reciclable y respetuoso con el medioambiente, al igual que los demás termoplásticos. Se caracteriza por su facilidad de reconversión en otros artículos y, además, su uso es muy recomendado para productos de cosmética y alimentación ya que es de los pocos que no desprenden toxinas. Es un plástico seguro que no supone ninguna carga medioambiental siempre que se recicle y es capaz de mantener una vida útil bastante larga.  Tiene tantos usos como tú les quieras dar.

 

Además, al tratarse de una gama corporal para toda la familia no nos arriesgamos a la fragilidad de los vidrios. En este aspecto, los expertos recomiendan usar materiales como el HDPE para los productos de baño: materiales rígidos pero no frágiles. Es por ello que el vidrio no entra por ahora entre nuestras posibilidades. Sabemos que es uno de los materiales más ecológicos que existen pero también hay que reciclarlo para un uso correcto. 

El problema no es solo el material, sino el uso que hacemos de él.

El uso del plástico se nos ha ido de las manos y es desorbitado. Cuanto menos lo utilicemos mejor. Pero debemos aprender a distinguir cuándo y dónde conviene más utilizarlo y cuándo se trata de un mero capricho. Hay ciertas condiciones de uso en las que es recomendable su uso; por higiene, seguridad… Aquí es dónde entra el cómo, muy importante: reciclando. Reciclar es un deber de todos y parte de la solución ante la inundación de plásticos que vive el planeta. Por tanto, el uso del plástico adecuado, siempre y cuando sea necesario, es viable.

 

Para ir un paso más allá en nuestro ideal de generar el mínimo residuo posible con nuestros productos, estamos estudiando cada opción. Aunque este material HDPE no es aún el definitivo, de lo que sí estamos seguros es de que probaremos todo tipo de materiales para otras líneas. Además, estamos trabajando para que en casa recibas tus favoritos de Innü envueltos en materiales reciclados y mediante un transporte sostenible.  

Innü pone en práctica las 5R: reemplazar, reducir, reutilizar, reciclar y reincorporar los residuos que generamos. 

Cuidar el planeta está en nuestras manos. En el uso que hacemos de él no exagerado e innecesario siguiendo un estilo de vida acorde con el planeta y, sobre todo, coherente. Al menos, esa es nuestra filosofía. No queremos ver mares y ríos inundados en plásticos. Ni el Mar Menor, ni la costa caribeña, ni el Mar de Japón. Tampoco los parajes naturales de montaña. Eso es antinatural. 

 

No hay excusas, recicla. Lleva un estilo de vida coherente y respetable con el medioambiente.

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on linkedin
Share on pinterest

ÚLTIMAS ENTRADAS

Conoce toda la actualidad.

Packaging vegano

Packaging vegano en tiempos de coronavirus

La pandemia nos ha traído el uso de artículos de los que antes ni siquiera sabíamos que existían como las mascarillas, el gel hidroalcoholico, desinfectantes…