El estilo Zero Waste no es una simple tendencia, es una filosofía de vida. Y si no que se lo digan a Cristina Cañavate, una de las personas más concienciadas con el respeto al medioambiente de la Región de Murcia.

Autora de Orgranico, un canal de YouTube sobre el movimiento Zero Waste, creadora del grupo de Facebook ‘Zero Waste España‘ (cuenta con más de 16.000 miembros) y ahora su pasión por la naturaleza empieza a dejar huella en el proyecto Foodtopía, más que una casa de comidas.

Nos reunimos con Cristina Cañavate una tarde, después del horario de comidas en el local Foodtopía en el que trabaja, en Murcia. Poco después de haber terminado su turno, descansa frente a su tupper de comida y un smoothie. 

zero waste

P: ¿En qué consiste el estilo de vida Zero Waste?

R: Para empezar, llevar un estilo de vida Zero Waste es cambiar un poco de hábitos. El objetivo es dejar de producir tanta basura, por lo que se puede aplicar a cualquier aspecto: personalmente en el día a día, en el ámbito empresarial o incluso a nivel gubernamental.

P: ¿Cuáles son los pasos a seguir?

R: En este mundillo, se habla de aplicar las 5R en un orden concreto, como una especie de filtro para quedarte con muy poca basura. Las 5 R consisten en:

  1. Rechazar: decir ‘no’ a todo aquello que no necesitas realmente. 

  2. Reducir: “necesito esto, pero ¿cuánta cantidad?” 

  3. Reutilizar: personalmente es la que más me gusta porque implica aplicar el ingenio. Se trata de dar una segunda vida a las cosas.

  4. Reciclar. Pero no todo es reciclable. Hay que poner la verdad sobre la mesa: estamos en un número inferior al 30% de reciclaje en España y al 45% en la Unión Europea. Esto quiere decir que de todo lo que se manda al contenedor de reciclaje un 45% puede ser verdaderamente reciclado en la UE y tan solo un 30% en España. Por ejemplo, el contenedor amarillo no es de plásticos, sino de envases que tienen el sello específico de Ecoembes. Por eso no se pueden reciclar los plásticos que no cuenten con esa clasificación. 

  5. Rot: significa pudrir, compostar o biodegradar y es la R que cierra el círculo. Para no producir ningún tipo de residuo, la materia orgánica se convierte en abono y se produce esa economía circular real.

P: ¿Cómo te decidiste a empezar con este movimiento?

R: Cuando vivía en China miraba por la ventana y no veía los edificios, debido a la contaminación que había. Así que antes de salir de casa, tenía que mirar el nivel de contaminación para saber si me ponía o no la mascarilla. Eso es muy duro. Después estuve en Singapur y allí se produce de vez en cuando una nube tóxica procedente de la quema de bosques en Indonesia (¡fíjate lo lejos que está!) para cultivar aceite de palma. ¡Asombroso!

Cristina Cañavate

Al poco tiempo descubrí el movimiento Zero Waste de la mano de una neoyorquina, Lauren Singer, e investigando me di cuenta de que lo mejor es ir poco a poco, porque dejar de comer comida basura de la noche a la mañana es imposible. Hay que empezar con las cosas más sencillas: llevar tu propia bolsa, comprar con el mínimo envoltorio posible… al final es algo retante, que te va enganchando.

P: ¿Qué le dirías a la gente para que siguieran el movimiento Zero Waste?

R: Hay datos escalofriantes que pronostican científicos, la ONU y organismos internacionales: en 2050 va a haber más plásticos en peso que peces en el mar. Si seguimos así entraremos a una situación de no retorno: cada vez hay más especies de animales que están desapareciendo, la contaminación del aire ha llegado al máximo nivel…curva foodtopía

P: Háblame de Foodtopía y de tu trabajo en la empresa.

R: Es un proyecto que revoluciona la industria actual: kilómetro cero, ecológico, reducción de consumo energético, comida sana, medioambientalmente sostenible y por un precio que cualquier persona puede adquirir. Nosotros decimos que cuando comes en Foodtopía estás reduciendo tu consumo de petróleo en 1,5 litros al consumo habitual, frente al consumo medio que son 7 litros. Yo fui la encarga de implantar la filosofía Residuo Cero en Foodtopía: los proveedores no traen los productos en plástico y para los clientes tenemos envases de vidrio reutilizable y también otros de cartón enteramente compostables. Sobre la comida, se intenta vender todo, pero cuando sobra, se ofrece como regalo o se intenta llevar al tercer sector (ONG’s).  

 

local foodtopía

¿Estás dispuesto a cambiar tus hábitos para mejorar el medioambiente? Cristina Cañavate lo tiene claro, y nosotros también. En Innü centramos todos nuestros esfuerzos en ofrecer cosmética de calidad con todas las garantías medioambientales. Pero aún podemos mejorar… todos podemos hacerlo.

We love animals. We love nature.

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on linkedin
Share on pinterest

ÚLTIMAS ENTRADAS

Conoce toda la actualidad.

La nueva realidad siendo vegano

La nueva realidad siendo vegano

Aunque no se tiene a ciencia cierta claro el origen del virus COVID-19 que ha dejado al mundo entero desolado estos últimos meses, según las